Maestro ALFONSO LONGUEIRA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Maestro Igor Correa.

 

 

 

 

 

 

 

El Maestro Alfonso Longueira impartiendo clases en su dojo en París, en 1983 (arriba). Realizando una técnica en el mismo dojo (abajo).

 

 

 

 

El Maestro Longueira entregando un regalo al Maestro Christian Tissier, durante la comida que se realizaba en la casa del primero después del curso realizado en la Coruña, en 1993.

 

 

 

El Maestro Afonso Longueira a su regreso a España.

 

 

 

 

 

 

C.N. 8º Dan de Aikido.

 

Maestro Entrenador Nacional por el Consejo Superior de Deportes registrado con el nº 62.

 

Creador del Aikido Longueira-ryu que engloba el Aiki-no-michi, el Aikido Eficaz Budo y el Aikido Combat.

 

Experto en Savate (Boxeo Francés).

 

Responsable del desarrollo del Aikibudo para España a petición de la Federación Internacional de Aikibudo y su propio fundador, Alain Floquet.

 

Experto en Seguridad realiza cursos de Defensa Personal a policías, escoltas y demás cuerpos de seguridad.

 

1º Dan de Karate Sankukai.

 

 

CONTACTO:

Para la realización de cualquier curso de Aikido o de Defensa Personal policial, póngase en contacto directamente con el Maestro Longueira:

 

Teléfono: (00 34) 609 05 36 28

Correo electrónico: alfonsolongueira@yahoo.es

 

 

 

 

 

BIOGRAFÍA A. LONGUEIRA.

 

Alfonso Longueira nació un 15 de Octubre de 1952, en Madrid, aunque toda su familia es originada de Galicia. En febrero de 1964, se fue a vivir con sus padres a París, a la edad de 11 años. Sin embargo, no es hasta enero de 1968 cuando se adentra por primera vez en el mundo de las Artes Marciales, cuando un amigo le convence para asistir a una clase de Kárate en el Club Sportif des Hauts de Seine, en la avenida Jean Jaures de Boulogne-Billancourt. En ese dojo, conoció a su primer maestro japonés, el aestro Suzuki, procedente del Shukokai. Apenas abandonó el gimnasio un par de meses por los acontecimientos de mayo 1968, regresó al mismo club, pero el maestro Suzuki se había ido a vivir a Bélgica.

 

El hecho de que el maestro Suzuki dejase Francia, permitió que el maestro Longueira conociese a uno de sus dos grandes maestros, el maestro Yoshinao Nanbu, fundador del Karate Sankukai y que por aquel entonces ostentaba el grado de 7º Dan de Karate, 6º Dan de Aikido y 6º Dan de Judo, lo que lo convertía en el japonés con más alto grado en Europa.

 

En 1972, además de acudir regularmente a practicar con el maestro Nanbu, decide empezar a practicar Aikido, con el maestro Didier. Sin embargo, la marcha de Nanbu para Japón hizo que Alfonso Longueira se dedicase enteramente a la práctica del Aikido.

 

Después de haber continuado su práctica con los distintos maestros de Aikido y Aikibudo, acude a practicar al dojo del maestro Igor Correa el otro gran maestro que marcó un antes y un después en la vida marcial del maestro Longueira. El Maestro Correa comienza a enseñarle en clases privadas Aikido, ya que había sido alumno de los Maestros Minoru Mochizuki y Tadashi Abe, pero había la enseñanza del Aikido para dedicarse al Judo.

 

En 1980, Richard Calmel, Teniente Alcalde y encargado de deportes en Issy les Moulineaux, se pone en contacto con el maestro Longueira para crear una sección de Aikido en el Avia-Club, convirtiéndose en el primer y único español que daba clases de Aikido en Francia. Aun así continuó acudiendo a clases privadas con el maestro Correa, hasta que un día, este le sugiere que cree su propia escuela de Aikido, aplicando los conocimientos que él le había enseñado (y que se habían perdido). Además combinando los conocimientos transmitidos por Nanbu y el Savate para poder al igual que hicieron Nanbu y Correa con sus respectivas artes marciales, crear una escuela más dinámica y eficaz.

 

Sin embargo, hablando con el maestro Correa, llegó a la conclusión que Aikido Moderno no tenía sentido, pues los pilares de su escuela se basaban en la primera tradición del Aikido, el primer arte marcial creado por O’Sensei con intención marcial y luchadora, diferenciándose del Aikido conocido por hoy día. Es ahí cuando en 1982 crea el Aikido Longueira-ryu, un paso más en el mal denominado Aikido Moderno. El Longueira-ryu, englobaría todos los conocimientos adquiridos y desarrollados por el maestro Longueira, así como todas aquellas técnicas olvidadas por el resto de programas de Aikido.

 

Durante los años que dio clases en París (1980-1988), organizó numerosos eventos a fin de expandir el aikido, que por aquel entonces todavía era un arte marcial poco conocida y en expansión. Llevo a cabo la exhibición de Aikido, donde presentó su escuela en los “Juegos sin Fronteras” del 29 de junio de 1982 retransmitida por televisión en los 7 países participantes. Además organizó en Francia la primer Gran Gala de Aikido, donde presentó por primera vez en Europa el Aikido Yoshinkan del maestro Gozo Shioda, a través de su representante para Francia, Jacques Muguruza.

 

En 1988, por motivos familiares, regresa a España donde forma un grupo en el Centro Artístico Sportivo de Ponteareas, al sur de Galicia, hasta que en 1992 al ser el único Maestro Nacional Especialista del sur de Galicia, le solicitan que se haga cargo de un pequeño grupo de Vigo. Dado su gran experiencia en el Aikido, trabajó y contribuyó al desarrollo del Aikido, no solo en Galicia, sino en España, organizando numerosos cursillos con el fin de desarrollar el arte de O’Sensei. Organizó en Coruña, Madrid, Logroño, Zaragoza, etc., varios cursillos con maestros franceses como por ejemplo Christian Tissier, Alain Floquet, Frank Noel, etc.

 

A partir de 1997 tras su marcha de la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados, empieza una nueva etapa expandiendo su escuela a nivel internacional y realizando cursos de Aikido y a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado.

 

Nueva corriente del Aikido.

 

Gracias al desarrollo del Aikido que llevó a cabo el maestro Longueira, así como su búsqueda de la efectividad marcial, recuperando el antiguo espíritu guerrero que parecía haber olvidado el Aikido en los últimos años, nació en todo el mundo una nueva corriente de Aikido que siguió los trabajos del maestro Longueira. En primer lugar, introdujo las patadas en el aikido, provocando un cambio revolucionario en el arte marcial, donde se tuvieron que recuperar las técnicas adaptadas para este tipo de ataques que habían sido eliminadas por el propio fundador por su dificultad. En segundo lugar, fue el primero en crear un aikido más corto y dinámico, con ausencia de rigidez, lo que facilita el desequilibrio, así como acentuando el trabajo de la cadera. En tercer lugar, introducir la posibilidad de realizar combates de aikido mediante el uno optativo de protecciones como bien demostró en su primer video publicado en Cinturón Negro en 1998, pero que llevaba haciendo desde 1980 en Francia. Esto no solo permitió un crecimiento marcial del Aikido, sino que permitió la introducción de esta disciplina en los programas de entrenamiento actuales de defensa personal policial y seguridad privada.

 

En la actualidad reside en un pueblo cerca de Vigo, donde imparte clases regularmente y realiza cursos a nivel mundial, y desde continúa trabajando por el desarrollo del arte de O’Sensei, convirtiéndose en un referente en el mundo de las artes marciales y del Aikido.